Una boda en el corazón del Pirineo

Por fin os enseñamos aquí una boda que realizamos la semana pasada. Tuvo lugar en el famoso Balneario de Panticosa en pleno corazón del Pirineo Oscense. El Balneario cuenta con salones para eventos y con capilla propia, la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen es conocida como la Catedral del Pirineo, una maravilla de 1875 y los novios nos encargaron poner la decoración floral en la ceremonia y en el banquete.

Para la entrada de la iglesia colocamos unas peanas de musgo preservado a cada lado de la puerta coronadas por sendas copas de terracota francesa envejecida con hortensias, delfinium y eucaliptos. Una brumalada de las nuestras.

Para la ceremonia los novios nos pidieron algo más sobrio que encajase con el espíritu monástico de la Capilla. Una guirnalda de varios metros de hortensias y verdes decoraba el altar rodeado por olivos y árboles frutales en cestos de cáñamo trenzado.

Para el banquete los novios optaron por una decoración más tropical y con verdes más vivos a juego con la mantelería. Jugamos con centros altos de verde tropical, junto con otros más bajitos realizados con proteas, verde africano y brunias sobre soportes de vidrio. Además, para las mesas principales optamos por jarrones altos de vidrio con una exhuberante selección de verdes tropitales.

 

Abrazo,

Loreto y Mariluz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *